Inicio / World of Warcraft / Relatos y aventuras de Veteranos: “Cuevas de los Lamentos”

Relatos y aventuras de Veteranos: “Cuevas de los Lamentos”

¿Recuerdan nuestro concurso de Relatos veteranos de #WoWCation? Bueno, si no tuviste oportunidad de leer estas increíbles historias todos los lunes compartiremos los relatos de algunos de los más veteranos en World of Warcraft, estos relatos cuentan de como hicieron amigos, sus retos y sus logros dentro del juego. El primer relato es del usuario Oscar Manuel Bravo Alminco.

El reto en “Cuevas de los Lamentos”

Mi primer personaje fue un Tauren Warrior, luego un orco Chaman y finalmente mi main, un Trol cazador. Cuando empecé a jugar solo hacía misiones, mataba bichos, pero no me movía de zona y eso hacía que me aburriera. Después de jugar horas presionando un botón (ya que no sabía que podían agregar hechizos, lo cual hizo que abandonaran mis dos primeros personajes) hasta que usé al Trol cazador conseguí la forma de engancharme al juego y desde ahí fue ¡brutal! Al nivel 13 por los baldíos estaba haciendo misiones hasta que entré a una cueva donde los bichos tenían hasta el triple de vida que mi personaje, me quede anonadado y eso despertó mis ganas de entrar hasta  el fondo de la cueva para ver si había un tesoro dentro, eso fue lo que llamó mucho mi atención, después de unas horas llegué y vi por primera vez un portal y eso me hizo alucinar colores ya que para mi, en ese entonces, World of Warcraft era un buen juego MMO, pero lo que se mostraba ante mis ojos superó mis expectativas, no imaginaba que existirían ese tipo de cosas dentro de las cuevas lo cual me emocionó y me hizo averiguar sobre las infames mazmorras, entusiasmado por el descubrimiento y al estar consciente del reto que me esperaba pude conseguir tres personas que se animaran a entrar a esa mazmorra, pero como todos eran de nivel más bajo que yo, eso nos hizo hacer un wipe, pero después de una hora de intentos les propuse que subieran de nivel y que uno de ellos se pusiera a curar (en ese entonces no sabía el concepto de tanque, healer y dps) y los otros a pegar y mi mascota haría el trabajo de tanque en “Cueva de los lamentos”

Al alistarnos entramos a la mazmorra y pese al wipe, perdernos y frustrarnos, el espíritu de la aventura no nos abandonó y llegamos a matar 4 jefes que estaban por el camino de la tortuga elite ya que después no sabíamos qué camino seguir usamos la piedra. Más tarde nos agregamos y quedamos en que si encontrábamos más mazmorras nos contactaríamos. Así lo hicimos por tres meses que fueron muy emocionantes. Han pasado nueve años y aún me da mucha nostalgia mi primera experiencia en una mazmorra.

Comentarios

comentarios

Acerca de Brendaliz

Brendaliz
- Artista plástico, diseñadora, gamer, geek. Una obra de arte que no inició en emoción no es arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *